70.000 flores como fusiles 
contra la tiranía del horror 
de la violencia que extingue 
la vida, como cruel segador. 
70.000 flores adornando la bondad 
de los veteranos luchadores de la vida 
contra el deshonor que causa el dolor 
de las vidas cortadas de raíz 
solo por estar ahí. 
70.000 flores contra las lagrimas 
por la pérdida de la vida querida 
sin posibilidad de consuelo alguno 
cuando la soledad nos ama cruelmente y con pasión. 
70.000 flores nos hermanan a los hombres 
de todas las religiones y causas 
de todas las razas del planeta 
que lanzamos un grito unánime 
para detener la corrupción de la vida 
a través de la crueldad de la oscuridad 
que habita en algunos ojos y corazones. 
70.000 flores hermosas como soles 
que apuntan directo al corazón 
de los hombres crueles que con sus acciones 
siegan vidas en nuestro planeta 
Llenandolo de incomprensión y dolor 
¡En un hermoso mundo heredado 
lleno de color frescura y vida! 
Si, 70.000 flores es mucho 
pero solo una milésima parte de la vida 
que habita en este mundo 
que se abre cada día a la vida que contiene. 
70.000 corazones que se abren  
como flores de luz 
lanzando al mundo su mensaje de amor 
concordia y unidad  

por un mundo mejor.

Este poema como parte de las más de 70.000 flores que se depositaron en la manifestación del 26 de Agosto en Barcelona, contra el atentado de las Ramblas de Barcelona, para todos los que estuvieron ahí para ayudar en todo lo que fue necesario. Gracias a todos.