Cuando la muerte viene

los ojos se llenan de lágrimas

los recuerdos están a flor de piel

y la vida pasa en un instante

llenándonos de recuerdos alegres

dejando el pasado en el presente.

Por mucho que corramos

no podemos escaparnos

pues cuando la muerte viene

reclama de forma natural

lo que le pertenece

como la vida reclama su pago

por dejarnos disfrutar del sol

día  tras día

con el tiempo pasando sin compasión

dejando nuestros cuerpos sin fuerzas

cuando la muerte viene a buscarnos.

Hermosa muerte

hermosa vida

la una sin la otra no pueden vivir

pues son hermanas

y forman el ciclo de la vida

siempre hermosa y dura

pero brillante y luminosa.