Tu eres mi refugio

cuando el mundo explota

en esa rabia contenida

que destruye todo cuanto toca.

Con suavidad me envuelves

día tras día

cómo manta protectora, cálida

que no quiere dejarme ir

descubriéndome secretos 

cálidos y hermosos

solo aptos para mi corazón

compungido por la malicia

de los seres crueles y oscuros

que habitan en las esquinas. 

Eres mi refugio

el lugar al que vuelvo día a día

que me sostiene

cuando las fuerzas se extinguen

dejándome a merced

de la dureza del clima.

Quiero que mi refugio

me caliente ante el frío

me proteja después de los golpes

me deje hacerla mía

cuando el amor que siento

se desborde en puro deseo

de tenerte entre mis brazos

de amarte sincero

como fuerza imparable, renovadora

creadora de nueva vida.