Dormido en tus rodillas

cuando la vida me envuelve

con su cansina melodia

y deseo volver a despertarme

entre la armonía de tu cuerpo

y el vaivén de tu respiración.

Despierto despacio a la vida

una vida que tú me regalas

cuando dormido en tus rodillas

recargo la vida

que se me ha escapado

por los poros de mi cuerpo.

Por ello me abrazo a ti

a tu hermosos cuerpo

para no soltarme en el río bravo

que me arrastra lejos de la paz

que encuentro cada día

cuando dormido en tus rodillas

despierto al sueño eterno del amor.