Me olvide decirte que te quiero

que después de tantos y tantos intentos

de vivir mi vida infructuosamente

siempre estabas ahí

para enseñarme la bondad

y el amor de un padre

por un hijo tan rebelde

como yo.

Tantas cosas han pasado

tantos golpes e recibido

que mi mente se olvida a menudo

del amor que nos has dado

y que ahora enfermo, recordamos

y no deseamos verte partir

ni sufrir por tu enfermedad.

Por eso me olvide decirte que te quiero

pues no acostumbro a decirlo en alto

ni de abrazarte un rato

ni de animarte a seguir adelante

por qué deseamos volver a verte sonreir.

No creas que no te queremos

que deseamos que te alejes de nosotros

y no vuelvas a vernos y verte

me olvide decirte que no eres un trasto viejo

si no mi padre

el único que tengo.