Y hablamos de amor

se nos llena la boca de palabras

sobre algo que no conocemos

y si de amor hablamos

contamos nuestras conquistas

y después callamos

ante la soledad del nuevo día.

Y en casa nos aguarda

nuestra mascota preferida

que nada sabe de amores

rencores y desdichas

pues siempre busca a su amo

para obtener sus caricias.

Y si de amor hablamos

contamos y cantamos

las veces que nos han dejado

y vamos de víctimas en el mundo

mendigando un grumo de pan

que alguien nos dará

pensando en lo feliz que será

cuando nos vuelvan a conquistar.

Y si de amor hablamos

hablamos de pactos de vida

para juntos estar

no creyendo que el amor nace y se sostiene

cuando ambos lo desean de verdad.

¿Y el amor que será?

Cuando todo se desploma

debido al tiempo y la edad

que nos envejecen

tanto por dentro como por fuera

dejándonos arrugados y débiles

con el pelo gris

la mirada perdida en el ayer

cuando pensábamos

que amábamos

y éramos amados

en ese instante

en que la palabra amor

brotaba de nuestros labios.