Amanece conmigo cada día

cuando el sol nos alumbra

y el sueño queda atrás

dejándonos solos

ante el nuevo día

que nos invita a seguir adelante.

No puedo seguir adelante

si no amaneces conmigo

y me envuelves con tu fragancia

y me enredas en tu feminidad

desprendida de tu hermoso cuerpo

tan femenino, hecho para amarte

sin tener compasión de la cordura

dejándome desnudo, como hombre

ante los más hermoso

que mis ojos han visto 

en esta hermosa tierra.

Amanece conmigo y me volveré ángel

para descender el cielo

hasta tu corazón

y tus ojos se iluminen

con la luz del astro rey

y me sonrías en un instante

en que todo se olvida

y solo quedemos nosotros.