Cuando los hombres hablan

de las verdades de su vida

de la vida de los otros

con la mentira en los labios

construyendo realidades.

¡Que tristeza el ver

la bondad abandonada por el ser!

El dinero comprando la virtud

y las palabras de sus bocas

construyendo realidad

transportadas por los medios

a todos los hogares.

Sin ley, ni gobierno

con la mentira en sus labios

gobernando el navío

que surca los mares

de su realidad impuesta

bajo la tiranía de su voluntad

de su fuerza desbordada

pero vencida y dominada

por el mismo tiempo.

Sus altos edificios construidos

destruidos por el viento

que los zarandea sin rival

por la mentira en los labios

haciendo falsas construcciones

débiles en sus cimientos

pesadas en sus formas.

¿Y despues que queda?

Solo la nada, el desierto

de una vida construida

con la mentira en los labios.