Desde mi soledad (Parte 3)

Mi musa, que locura

dicen los que no entienden

ante tantas mujeres

porque me guardé de ellas

y no conquistar sus batallas.

¿Y entonces?

Dónde quedará la ilusión

la fantasía de estar juntos

el anhelo de lo vivido de nuevo

la pasión que me hace escribir

verso a verso

tu figura tan femenina.

Mi musa, hermosa idea

que nace de lo profundo

de un corazón lastimado

ahora reparado

por tantas caricias

y tantos besos

en el corazón

en mi cuerpo

en mi alma.

Por ello sigues transformando

mi vida

día a día

en un hombre trastornado

por la inspiración

que me causas tú

mi querida musa.

Poemas relacionados