Bajo el sol de la noche

te susurro al oído

cuanto te quiero

que no deseo perderte

en medio de este mar

de promesas de una vida mejor

lejos de ti

con otra mujer.

Bajo el sol de la noche

descubrí lo humano que soy

cuando mis ojos lloraban

al comprender

lo tremendo de este amor

que ni la distancia

ni los enemigos

han impedido que crezca

y nos deje desvalidos

si no estamos unidos.

¿Cuantos secretos dichos

bajo el sol de la noche?

por tantos amantes

tantos hombres y mujeres

que han descubierto su verdad

bajo los ojos luminosos

de la vida que hay en nosotros

y que resplandece

ante el mismo amor

que en la noche

se transforma en sol.