Besame demasiado

cubreme el cuerpo

con el contacto de tus labios

y déjame exhausto

libre y encadenado

a cada uno de tus besos

en mi cuerpo

en mis labios.

No me bese tanto

o mejor

besame demasiado

y olvidemos todo

todo cuanto hemos oído

todo el odio engendrado

toda la violencia gestada

y volviéndonos al sol

demos la espalda 

a tanta maldad en la tierra

contra nosotros.

Cada beso es un tesoro

que recibimos

que damos

sin cobrar nada

recibiendo tanto.

Por eso bésame demasiado

hasta quedar aturdido, desnudo

ante la mirada del amor

reflejado en tus ojos

y en los mios.