Con lágrimas en los ojos

quiero decirte amigo

dejar la espada enfundada

y reír contigo.

Encontrarte bajo el cielo

con los brazos abiertos

el corazón cálido

y la sonrisa abierta.

Deja de lado la enemistad

la enemistad sin control

de los hermanos enfrentados

por orgullo y tesón

por eso con lágrimas en los ojos

te ruego que escuches

la melodía del día

que nos susurra al corazón

la hermosura de la vida

y los colores del amor

que todo lo llena.

Ven, no importa

si con lágrimas en los ojos

me pides perdón

olvidando el rencor

por tantos insultos

por tantas trampas construidas

donde solo han caído

los días de enemistad

y el olvido de aquello

que antes nos hermanaba

y ahora entre ruinas

contemplamos lo derruido.