La vida pasa veloz

acompañada por los segundos

amantes del tiempo

nos envuelve con su normalidad

y nos aturde a diario

con la realidad que nos envuelve.

Los sentimientos pasan raudos

como tormenta en el corazón

y nubarrones en nuestra mente

dejándonos en ruinas

cuando contemplamos

las ruinas que hemos creado

y la vida pasa veloz

rauda como el viento

que desea llevarse el incendio

de una vida destrozada

por los engaños de aquellos

que creyéndose Dioses de nuestra vida

se convierten en tiranos

que devuelven mal por bien

olvidándose de la sonrisa

de la vida enriquecida

por el amor que nos da la vida

nos envuelve

y le dice a la vida

“Vida pasa veloz

que yo con mi dulzura

te haré más llevadera

a la luz del sol”.