De la colección «Quiero un futuro verde»

Querida tierra

quiereme un instante

y demuéstrame lo que vales

para que yo no olvide

lo mucho que te he olvidado

y que cada latido de mi corazón

esté impulsado para salvar

el verde de tu corteza

la humedad de tus cielos

y la vida que se gesta

en las profundidades de tu ser.

Quiereme un instante, te ruego

y luego déjame rendido

turbado en el suelo

ante tanto amor gratuito

ante tanta belleza robada

por edificar y construir

y modelarte a nuestra razón.

Y en ese instante

hazme comprender

que con el tiempo

la raza humana se olvidará

y su rastro desaparecerá

de tu hermosa belleza.

Perdoname por tantos destrozos

por mi inconsciencia

por todo lo perdido

por causa de mi mano

quiereme un instante

en el momento en que la realidad

me golpee con fuerza

dejándome desnudo

con los ojos abiertos

a la realidad que he creado.