Sabiendo la verdad

de nuestra vida escondida

pero llena de ilusión

de los ojos espías y crueles

de los labios insidiosos

que todo murmuran

al son de la oscuridad de sus leyes.

Ven, descubre la verdad

esa verdad que solo nosotros

vivimos día a día

y sabiendo la verdad

esta verdad

nuestra verdad

la que está oculta

o quizás no

de los labios impuros

los ojos ansiosos

las manos intrusas.

¿Como no ocultarnos

de los ojos ávidos de maldad

y los labios impuros

por las palabras malsonantes?

Sabiendo la verdad

no es mejor dejar atrás

la vida que no soportamos

y sonreír al viento

que nos trae las noticias

de lo nuevo que va a venir.