Del relato «Lágrimas por mi tierra»

Venimos de todas partes

de cualquier lugar

para poder deciros

que queremos la verdad.

No más mentiras

ni trampas

ni recuerdos de un pasado

que no pudimos vivir

o vivimos demasiado

y estamos hastiados.

Por eso venimos de todas partes

para poder deciros

que ya basta

de tantas guerras, insultos

de las mentiras escritas

en papeles tintados

de enfrentarnos

sin mesura ni medida

mientras tras los escritorios

sonreis satisfechas

de vuestras palabras dichas

y ejecutadas por vuestros soldados.

Pero venimos de todas partes

para enfrentarnos a los soldados

para enfrentarnos a la guerra

que deseáis instaurar

en nuestros corazones y mentes

olvidándonos de vivir en paz

y de construir nuestras vidas

y un país conforme

a lo que debe ser.

Por eso os decimos

“Ahí os quedáis”

que nosotros buscamos

la libertad

abrir la puerta de los presos

y dejar entrar el aire

para que todo se ventile

y el mal olor se marche

dejando todo

como debe ser y estar.