Guárdame en tu corazón

no un instante

si no para el infinito.

Cobíjame en tu pecho

y cura mis heridas

por que necesito tu calor

y la frescura de tus manos

y el susurro de tu voz en mi oído.

Déjame que te abrace

y te diga cuanto te amo

y guárdame en tu corazón

cuando la soledad de lo cotidiano

nos visite furiosa como es

y en un instante

nos arrebate el amor de años.

No quiero ser ese pájaro herido

que busca su nido

en cada árbol solitario.

Quiero quedarme contigo

al abrigo de la tormenta

o cuando la guerra nos redee

guárdame en tu corazón

que yo hago lo mismo

y nos encontraremos bajo el sol

y nos amaremos a la luz de las estrellas

en el silencio acariciador