De la colección «Quiero un futuro verde»

La marea sube

y su vida moja el borde

de la tierra que desea conquistar

como un amante deseoso

de agradar a su enamorada

regalandole su humedo amor

para que ella se vuelva fecunda.

Y cuando la marea sube

la vida se renueva

y crece por doquier

dejando todo fresco y verde

sonriente por la naturaleza

que le regala el agua.

Y tú sonríes contenta

de ver como la frescura del día

se derrama a tu alrededor

renovandolo todo

dejándolo limpio y reluciente

como si fuera el primer día

de esta vida.

Como la marea sube

luego la marea baja

y se lleva las ilusiones

y las alegrías

de todas las ilusiones

crecidas en el vaivén de la vida.

Y en la orilla contemplamos

su  inmensidad

la suavidad con que acaricias

la tierra querida

sabiendo que tu fuerza

está adormecida

para no atormentar a tu tierra querida.