Del relato lágrimas por mi tierra.

Mis manos frías

por la intemperie que nos aguarda

después de tanta lucha

que en nuestras vidas gastadas

nos hacen buscar la justicia

la nuestra y la del pasado.

No me digas que me amas

y después me dejas en el frío

cuando la tristeza me vence

y la realidad me golpea

ante una lucha vacía

inerte llena de falsas promesas.

Y si me ves llorar en secreto

por todas las desgracias

que vienen a buscarnos

y mis manos frías

dejan de calentarte

cuando vienes a buscarme

solo abrazame ante el error

de la muchedumbre

que gritan y gritan

para hacerse oír

en medio del estruendo

que todos ellos provocan.

Busco por la tierra, mi tierra

donde descansar con los míos

y encontrar amigos de verdad

no de palabra

para reconstruir y formar

una nueva sociedad

más tolerante

ilusionada con un auténtico futuro

donde todos tenemos sitio

dónde instalar nuestro calor

al abrigo del mundo.