Cuando me miras a los ojos

siento mil hormigas

corriendo por mi cuerpo

impulsandome a tus labios

abrazando tu cuerpo

desatendiendo a mi razón.

Mi razón, pobrecita

se funde cuando me miras

y no se recupera cuando

me encadenas con tus labios

y todo mi ser grita

que solo tu

eres capaz de hacerme ser

el héroe que necesitas

en el día a día.

Ya sabes que solo soy un hombre

lo sabes cada vez que me desarmas

y me enredas con tu feminidad

destruyendo toda armadura

que llevo durante los años

que tengo de vida.

Pero tu me desordenas todo

cuando me miras

y no apartas tu mirada

de este pobre hombre

que aturdido

solo puede babear

y farfullar palabras sin sentido

que te hacen sonreir.