Del relato «Lágrimas por mi tierra»

Me pregunto día a día

¿El mañana nos sonríe?

En este viaje en solitario

hacia una tierra desconocida

pero con la ilusión en los ojos.

Quizás la verdad no está dicha

y se esconde bajo las luces

de una esperanza fallida.

Ya sabemos que tendremos que luchar

que dejarnos los dientes

que partirnos la cara

¿Y después?

¿El mañana nos sonríe?

Construiremos como antes

seremos populares

nos levantaremos de nuevo.

Pero y los enterrados

los que dejaron su vida

en medio de esta lucha

¿Los recordaremos?

¿Les rendiremos el homenaje necesario?

Y el resto

¿Se atreverá a derramar su vida?

La vida siempre es

un toma y daca

un intercambio

una alegría y otra tristeza.

Por ello

¿El mañana nos sonríe?