Tu cuerpo hermoso

me embelesa

de forma imposible

como ningún otro en el mundo.

Me enreda en sentimientos

que adormecidos durante años

se despiertan como torrente

dejándome exhausto

entre tus brazos.

Y durante el día

ante otras sonrisas

ante otras miradas

tu cuerpo hermoso

me devuelve a la realidad

que solo nosotros vivimos

y no comprendemos

si no observamos nuestras vidas.

No te amo solo

por tu cuerpo hermoso

si no por tanto secretos compartidos

tanta vida reconstruida

y la nacida por nuestro encuentro.

Solo puedo bendecir el día

que apareciste en mi vida

y esperar que el futuro

nos mantenga

siempre juntos.