Del relato «Lágrimas por mi tierra»

Mi querida tierra

tierra de gigantes olvidados

tierra de exquisita belleza

tierra salvaje y acogedora.

Mi hermosa, mi querida tierra

¿A donde voy sin olvidarte?

¿Qué país pueden mis pies tocar

si mi corazón en tu tierra está?

¿Como no añorarte

entre tierra árida y abrasadora

contra  la belleza de tu verde?

Mi corazón te pertenece

en cada latido que da

en cada inspiración de aire

deseando que me envuelva

tus perfumes suaves

entre flores, verdor y calidad humana.

MI querida tierra

de intrépidos habitantes

que un no, es una oportunidad

no una puerta cerrada

para seguir adelante.

Y construimos con nuestras manos

y levantamos una ciudad

una vida

con nuestras manos

esfuerzo y sudor

orgullosos como somos

fuertes como guerreros

y sabios a momentos.

Como no amarte

tierra de contrastes

lugar de encuentro

portadora de sueños.

No olvidemos lo que somos

quienes fuimos

y por qué vivimos

luchamos y sonreímos.