Abróchate los labios

para que los míos

los asalten con la pasión

de un loco

encadenado por amor

con las hormonas enloquecidas

por el simple aroma de tu perfume.

Estás advertida

abróchate los labios

pues no respondo de mis actos

cuando te enredas

entre mis brazos

haciéndome enloquecer

con tu presencia de mujer

y las delicias que se esconden

detrás de este misterio,

por que tu

eres mi misterio.

Ese misterio a ser descubierto

desenredado entre el sol

y la luna de nuestros días

que pasan raudos

confundiendome a cada minuto.

Por todo ello te digo

abróchate los labios

por que cuando los asalte

me volveré en el conquistador

que despiertas en mi

y no me detendré

hasta conseguir conquistar

el castillo de tu corazón.