De la colección «Covid-19

El verano llega todo atolondrado

con promesas de libertad

viento en el rostro

sol en la piel

y un código QR

tatuado en nuestro corazón.

El verano nos sonríe

deseando que volvamos

a la libertad de otros años

dónde viajabamos

y viviamos alegres y felices

sin preocuparnos de nada más

que ser felices.

Hay verano que llegas todo atolondrado

como las borracheras

en las partys de verano

y las paellas zampadas

sin ningún remordimiento

en tus mesas al sol.

Y nosotros alegres

por la falta de estrés

no damos a la buena vida

a la sonrisa fácil

y las caricias de temporada

cómo debe ver.

Y el verano llega todo atolondrado

y se va entre la confusión

del tiempo tempestuoso

que llega

para envolvernos en la realidad

de nuestra vida con estrés.