Y si nuestro amor es puro color

que nos puede detener

no hay violencia en el mundo

ni poder humano

que detenga el querer

de nuestro corazón

desbocado por el color

que desprenden nuestros corazones.

Y si nuestros pasos

se detienen exhaustos

de tanto caminar

contra la corriente

el color que brota de nuestros ojos

y nos devuelve la realidad

de que nuestro amor

es puro color

y ni la más oscura tempestad

podrá apagar esto.

NI la herida más profunda

y más sanguinaria

podrá robarnos la verdad

escondida en cada caricia nuestra.

Pues nuestro amor es puro color

y con él pintamos

el cuadro de nuestra vida

descubriendo un paisaje de ensueño

a los ojos de aquellos

que perdieron el suyo.