#PoemasAlAlba Justo Marco

Aprendí a vivir lentamente

como hijo pródigo

que vuelve al hogar

de una vida rechazada

pero nunca olvidada.

Olvidé las caricias

en la oscuridad de la vida.

Perdí la esperanza

en la oscuridad de mi corazón.

Perdí el sentido de la vida

cuando las sonrisas desaparecieron.

Me quedé solo

hasta que mis ojos contemplaron

el sol en los tuyos

y aprendí a vivir de nuevo

a formar una sonrisa en mis labios

a ser amable con la gente.

Empecé a soñar

con los ojos abiertos

a escribir poemas

amar a la misma vida

que obstinada

crecía dentro de mi

con fuerza y tan vital

como siempre ha sido.

Y un día desperté al sol

al calor de nuevo

y abrazarte con el corazón

y mis ojos llenos de lágrimas

sonrieron de nuevo

al comprender

que aprendí a vivir de nuevo

bajo el mismo cielo de antaño.