Del relato «Lágrimas por mi tierra» #PoemasAlAlba . Justo Marco

Mi hermano, mi amigo

cuánto anhelo los momentos

en que nos reíamos juntos

sin importar las banderas

ni la ideología que teníamos.

Lo importante era

los momentos de comunión

vividos como siempre fuimos

una sola nación.

Y ahora enemistados

mi hermano, mi amigo

por unos ideales

que nos han separado

y no dejan lugar para la hermandad

pero si para el puño alzado.

¿Dónde quedan los días de antaño?

Cuando nos ayudamos

para vencer el hambre

la desnudez y el frío

que tanto nos devoraba por dentro.

Mi hermano, mi amigo

deja que los que vencieron

crean que lo hicieran bien

y añoren los tiempos

de su riqueza y seguridad

tiempos pasados

que ya no volverán.

Mira delante tuyo

contempla la vida nueva

que nos espera

aunque detrás nuestro

el camino de horror

se pierda en la oscuridad

y en nuestras espaldas

la mochilla llena de piedras

nos encorve la espalda.

Y la vida venga a saludarnos

con la alegría característica

que lleva consigo

y nos coja de la mano

para empujarnos

siempre

hacia delante.