En la oscuridad vive

observando lo que se mueve
sonrie con el ansia
de beber sangre.

Su raza fue maldita
hace muchos años
por enfrentarse a sus hermanos
por un motivo indefinido.

Su pueblo fue explusado
de la naturaleza reinante
y fue adoptado
en la oscuridad latente.

Pero todo tiene un precio
y la oscuridad tambien
el deseo de cosas torcidas
y la sed de sangre.

Ya no ven el sol
se esconden de el
para vivir en la sombra
ocultando sus obras.

No volveran
no pueden
y en su tristeza
se vuelven insensibles.

A la belleza
a la naturaleza
al color
y las cosas bellas.

Más relatos de Justo Marco