Te amo sin remedio

en silencio

con el corazón lleno

de esa fantasía

que el sueño da

al besarte de nuevo.

Te amo ruidosamente

cuando me haces reir

buscándome las cosquillas

olvidándonos de todo

dejándonos solos

con el corazón unido

al destino que nos une

bajo el sol del día.

Te amo sin remedio

no puedo evitarlo

en silencio

y ruidosamente

con el fuego de la pasión

que nos llena el ser

sin poderlo evitar

ni contener

llenándolo todo

del color de la vida

que nos abraza y nos cuida.

Te amo sin comprender

cómo es posible

que esta realidad 

nos abrace cada día

aunque la verdad sea cruel.

Yo te amo sin remedio

con la locura del amor desbordado

y la sonrisa de loco

pintada en mi corazón

pues no tengo remedio

aunque me encierren

por no ser viable

un amor como este.

¿O quizás los locos

sean ellos?