Me quedé sin ideas

a medida que la vida

me enseñaba

que soñar no es constructivo

ni ganaba dinero

ni construía un hombre cabal.

Pero la locura me invadió

los sueños volvieron

y la realidad se llenó

de versos incompletos

que ahora intento

coser con estos conceptos.

Ahora tengo miedo

de que mis sueños

sean el reflejo de mi locura

y me quede sin ideas

para coser y entretejer

los sueños hechos realidad.

Y si no construyo la realidad

si no encuentro el camino

que ando continuo

no me quede sin ideas

para volver por el mismo

destino entretejido

que mis sentidos construyeron.