Colección Covid-19 (Parte 5)

Me pierdo entre el deseo

de tenerte entre mis brazos

y la locura de estos días

dejando en la distancia

los besos las caricias.

Me debato

entre el cariño y la cercanía

como hacíamos antaño

cuando los besos

eran infravalorados

y las caricias ávidas de ternura

se daban a escondidas

de los ojos curiosos y traicioneros.

Hoy, en lo secreto

nos seguimos abrazando

sin desvelar que lo hacemos

detrás de nuestras paredes

arriesgandonos a la multa

de ser infectados de nuevo

y pagar por nuestra culpa.

Pero si debo pagar

pagaré por no soportar la distancia 

y deseo el cariño y la cercanía

de tu cuerpo

de tus labios en mi cuello

de las caricias de tus manos

ahora prohibidas por el miedo

pero con el corazón lleno

del deseo de volverte a ver

de compartir unas sonrisas

una jarra de cerveza

el sol en la terraza

y el amor que quedó roto

en un instante malvado.

Donde el cariño y la cercanía

quedó prohibido

dejando familias aisladas

nietos sin abuelos

maridos y mujeres separados

y aquellos que luchan diariamente

con lágrimas en los ojos

escondidas para que nadie vea

su dolor ante el horror

de las vidas sesgadas

separadas, aisladas

de todo cariño

de todo rastro de afecto

ante su futuro y presente

y solo ellos en su proximidad

nos alientan cada día

en su soledad diaria

lejos de su familia.

Si tengo que decidir

entre el cariño y la cercanía

o la lejanía y seguridad

siempre te elijo a ti

en la ternura y cercanía

en la seguridad de la lejanía

no contaminadora

esperando que al amanecer

nos reencontremos

como hacíamos antaño

donde el amor y la libertad

no eran valoradas

pues no estaban prohibidas.

Poemas relacionados