En un segundo me traiciona

el vecino del segundo

cuando paso a su lado

y estornuda en un suspiro.

Por no hablar de la tienda

donde compro cada día

y la traición en un segundo

se hace patente

cuando desde mi mano

coloniza mi cuerpo

ese virus tan malo

que lo está todo arruinando.

No quiero enfadarme

pero en un segundo maldito

la traición en un segundo

llega en un suspiro

cuando nuestros labios se tocan

y los tuyos están contaminados

sin nosotros saberlo

solo pendientes de nuestro amor

me infectan 

con el maldito coronavirus.

Y si por hablar

me contamino

por la traición en un segundo

que por tener la boca abierta

entras sin freno, ni vergüenza

dejándome postrado en cama

esperando encontrar el arma

con la cual maltratarte

y sacarte de nuestro cuerpo.