Del relato «Lágrimas por mi tierra»

Después de tantas guerras

tantas palabras mal sonantes

tantos errores cometidos

dime, como amarte.

Como perdonar todas las ofensas

las palabras dichas en alta voz

los gestos desairados

y el desprecio de una mirada

con la cual me contemplas

por qué te crees mejor.

Mejor, porque estás en la verdad

como yo también estoy

y así combatiremos

nos golpearemos, insultaremos

hasta que ya no exista el sol

y destruyamos todo aquello

que nuestros mayores construyeron.

Dime, como amarte

después del silencio inquieto

de acciones violentas

contra la libertad del hombre

en pos de una nación

que solo existe en tu mente

y no puedes imponerme.

Y si me amases de verdad

si supiera como amarte

y perdonarte

yo a ti

y tu ami

construiriamos un nuevo país

donde la ideología nos hermanase

y la vida fuera más fácil

sin más guerras, insultos, desprecios

imposiciones y cárceles.

Si supiéramos

cómo amarnos.